Facebook Instagram

ENTORNO

Término municipal

El término municipal de Orusco se sitúa en la comarca de Las Vegas y La Campiña, en la zona sureste de la Comunidad de Madrid. Se encuentra dentro de la cuenca del Tajo, en concreto dentro del Valle del Tajuña. Abarca una extensión de 21,50 km.

Morfología y litografía

La morfología y litología de Orusco se corresponden con la de la fosa de Tajo, en la cual destaca la morfología ondulada y tubular en páramos y mesetas sobre estratos horizontales sobre el río Tajuña marcando el valle, y una litología calcáreo-evaporítica.

La altitud varía entre los 818m y los 606m sobre el nivel del mar. Geológicamente la mayor parte de las tierras están formadas por calizas, margas yesíferas y suelos cuaternarios. Los terrenos terciarios se encuentran en las zonas más elevadas y llanas de los páramos, mientras que los cuaternarios se sitúan en las zonas más cercanas al río.

En cuanto a los suelos encontramos tres tipos: inceptisoles, entisoles y aridisoles. Los inceptisoles están formados por roca caliza, tienen colores pardo-rojizos, suelen ser pedregosos y de topografía llana. Corresponden a la parte norte-centro del término municipal. Los entisoles son de colores partos y topografía llana, se diferencian en Xerorthents, los cuales tienen poco potencial agrícola y de fuerte erosión; y los Xerofluvents, que son suelos aluviales de vega, se sitúan en las zonas de cultivo de regadío. Por último, lo aridisoles se componen de materiales calizos, son pobres, áridos y con limitaciones para el cultivo.

Hidrografía y clima

La hidrografía se centra en el río Tajuña, afluente del Jarama y subafluente del Tajo. Nace en Clares (Guadalajara), y entra en la provincia de Madrid por Pezuela de las Torres. Recorre por Orusco unos 4,35 km. Se caracteriza por su valle estrecho y simétrico, alineado por muros de yeso. No tiene más afluentes que pequeños, arroyos, caceras y manantiales que sirven de regadío para los cultivos de la zona. Como río de vertiente mediterránea posé un caudal escaso en verano y más abundante en primavera e invierno.

El clima de Orusco es de tipo Mediterráneo de Interior Templado con una temperatura media de 14º. Los veranos son cálidos (24º de media) y los inviernos fríos (4-6º). La media de las precipitaciones se encuentra en 400-500 mm, con periodos de mayor abundancia en primavera y otoño.

Flora

En cuanto a la vegetación típica destacamos los bosques esclerófilos perennifolios donde resalta la encina. La vegetación más abundante es el matorral, procedente de la degradación de encinares, quejigares y cascajares. Los estratos calizos, yesosos son ocupados por el romero, tomillo, esparto, atocha, salvias y aliagas. El encinar-chaparro está muy disperso y se presenta acompañado de matas y arbustos de la etapa de sustitución del encinar. En las cercanías del río son comunes las choperas de poco espesor, aunque la vegetación riparia que acompaña al río es débil.

Fauna

Orusco cuenta con la típica fauna del monte mediterráneo y los bosques de ribera (en la zona de paso del río Tajuña) con mamíferos como el jabalí y el corzo, los cuáles sus poblaciones crecen cada año más debido a la falta de su depredador natural (el lobo), el zorro, la gineta, mustélidos como la garduña, el turón y el tejón, especies cinégeticas como la liebre y el conejo, que supone el principal alimento de los depredadores de la zona, y pequeños roedores como el ratón de campo, la ardilla y el lirón careto.

En cuanto a las aves, contamos con una de las joyas del patrimonio natural de la Península Ibérica como es el águila imperial ibérica, y otras rapaces diurnas como el águila real, el busardo ratonero, águila culebrera, águila calzada, halcón peregrino (el animal más rápido del planeta con velocidades de más de 300 Km/h), azor y el aguilucho lagunero, y en cuanto a las rapaces nocturnas podemos encontrar una gran población de búho real, el mochuelo en las zonas de cultivo, el autillo en la ribera del río y el búho chico en las zonas forestales, multitud de pájaros como el jilguero, el pardillo común, el verdecillo, el verderón, la alondra totovía, el alcaudón real, el gorrión común (muy ligado a la actividad humana y cada vez más escaso en las grandes ciudades y que está sufriendo el abandono del medio rural), la golondrina común en la época estival (también muy ligada a la actividad humana), la abubilla en verano también, pájaros carpinteros como el pico picapinos y el pito real, córvidos como la corneja y la urraca, y en las zonas de estepa cerealista destacan aves como la perdiz roja, el sisón común (que está en grave peligro por las malas practicas de la agricultura industrial) y la avutarda (el ave voladora más pesada del mundo). Entre las aves relacionadas al río Tajuña tenemos el ánade real, la gallineta común, la focha común, la garza imperial y el cormorán grande, que nos visita cada invierno.

Repecto a los anfibios y reptiles, contamos con anfibios como la rana común en la zona del río, sapillo pintojo en las zonas de agua también, y sapo común y sapo partero más extendidos por el territorio, y reptiles como la culebra de escalera, culbera bastarda, culebra viperina, lagartija ibérica y lagarto ocelado. Y si hablamos de invertebrados, cabe destacar la gran presencia de abejas (el animal más importante del planeta) en la zona, de las que los apicultores de la zona aprovechan su miel, y la mariposa gran pavón, la mariposa e insecto más grande de Europa, en las zonas de humedal.